Participación en los MOOC.

Bien es sabido que los MOOC registran altas cifras de registro. No obstante, de esos estudiantes, ¿cuántos participan? Es cierto que, a medida que pasa el tiempo, la actividad de los interesados disminuye. 

A continuación, se insertará una tabla gráfica de los estudiantes y su actividad en los MOOC lanzados por Coursera.

studentPatternsInMoocs3-2

No-Shows (no se presenta): pertenece al grupo más numeroso de estudiantes. La gente se registra a los MOOC presentados por Coursera, pero apenas o nunca entra al curso mientras éste está activo.
Observers (observadores): estos estudiantes se registran y se pueden leer el contenido o revisar discusiones, pero no toman ninguna forma de evaluación más allá de los cuestionarios incrustados en los vídeos.
Drop-Ins (de visitar/surfear): estudiantes que realizan algún tipo de actividad (ver vídeos, navegar o participar en foros de discusión) para un tema selecto dentro del curso, pero no tratan de completarlo al 100%. Algunos de estos estudiantes son participantes enfocados en utilizar los MOOC de manera informal para encontrar contenido que ayudan a cumplir con las metas de otros cursos de otros lugares.
Passive Participants (participantes pasivos): son los estudiantes que ven a un curso como el contenido de consumir. Pueden ver vídeos, tomar pruebas, leer foros, pero por lo general no se comprometen con las tareas.
Active Participants (participantes activos): son los estudiantes que tienen la intención de participar plenamente en el MOOC y participar en foros de discusión, en la mayoría de las misiones y todas las pruebas y evaluaciones.

Para completar la información, se añadirán los porcentajes de la actividad que registran los diferentes servicios que ofrecen los MOOC: 

FunnelsOfParticipation.pptx

Un casi 60% de los estudiantes se muestran participativos entre los vídeos que se ofrecen, mientras que la actividad perteneciente a los foros apenas registran interesados, con un escaso 6%. 

Fuente: Emerging Student Patterns

 

Anuncios

La motivación de los estudiantes como uno de los mayores factores.

La motivación constituye una de las características principales y clave que ofrecen los MOOC a sus estudiantes. Bien es sabida la historia que muchos alumnos sufren en la educación tradicional, una historia que comienza con suspensos y hasta puede acabar con la carrera que por entonces se está cursando. Todo gracias a un factor común: la motivación.

¿Por qué los MOOC registran un gran número de participación por parte del alumnado? ¿Qué intereses son de preferencia para el estudiante? Una tabla nos ayuda a ilustrarlo:

Mooc_3

Aproximadamente un 50% de los estudiantes, considera “muy importante” las habilidades que presenta la carrera docente. Un 30%, más o menos, creen “muy importante” que lo que aprenderán será relevante dentro del campo académico. 

La mayoría (45%) considera “bastante importante” el hecho de que los MOOC sean divertidos. 

Donde menos puntos se llevan los MOOC es en “contenido no disponible en otro lugar”, donde cerca de un 30% se decanta por “no importante”; tanto MOOC como clases tradicionales como otras instituciones, pueden ofrecer el mismo contenido a sus estudiantes.

Tales motivaciones buscan un fin. Más de un 75% muestra interés en los MOOC desarrollarse de forma profesional. 

mooc-stats-4-638

Fuente: MOOC Stats

El impacto de los MOOC.

Coursera, una la de las mayores compañías desarrolladoras de MOOC, ha experimentado un crecimiento notable a lo largo de un año. Para ayudar a visualizar el panorama, se ha añadido el siguiente gráfico:

Mooc_1

La oferta y la demanda ha experimentado una subida durante más de un año, recogiendo cifras cada vez mayores en cuanto a usuarios interesados en participar en los cursos MOOC. De dichos usuarios, diversas han sido sus nacionalidades; un 28% de ellos son estadounidenses, mientras un 9% y un 5% son hindúes y brasileños, respectivamente. España no encabeza la lista, quedándose incluso por detrás de Reino Unido, con un 4%. 

Los cursos ofrecidos por Coursera son encabezados por aquellos que abarcan la rama de las ciencias con un 30%, seguidos muy de cerca por los cursos especializados en artes y humanidades, cuyo porcentaje equivale a un 28%. Un dato recogido que, personalmente, me impacta. Las artes siempre las he contemplado como un tema ajeno a las tecnologías, en las que debe de haber contacto físico entre el profesorado y alumnado, de la misma forma que entre alumnado y materiales y objetos a representar. Sin embargo, eso se queda en el campo de las artes tradicionales. El amplio 28% de los cursos ofrecidos de artes no especifica si son artes tradicionales o digitales, pero, en cualquier de los casos, los MOOC resultan un atractivo, abarquen la rama de los estudios que abarquen.

Mooc_2

Para completar la información sobre las distintas nacionalidades de los usuarios interesados en participar en los MOOC, se ha añadido una imagen mapamundi, la cual refleja donde se hallan los puntos de mayor concentración de alumnos que toman parte de los cursos a distancia. Efectivamente, Estados Unidos encabeza la lista, seguido de la India. 

NOOC, una versión complementaria de los MOOC

El Área de Formación en Red de INTEF aumenta su oferta formativa abierta, masiva y en línea con una iniciativa experimental en la que los MOOC se encogen y se convierten en NOOC.

Tres horas de formación para familiarizarse con un nuevo concepto, una competencia o una destreza. Así son los nuevos NOOC, Nano Cursos Abiertos, masivos y Online, que proponen desde el Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y Formación del Profesorado (INTEF).

Este nuevo formato de cursos deriva de los populares MOOC, término acuñado en 2008 para hacer referencia a cursos gratuitos y abiertos a todos (Massive Open Online Courses), y que muchos considerarían como la puerta de entrada a la democratización del acceso al conocimiento.

Se trata de un NANO Curso Abierto, Masivo y En Línea (NOOC), este le da a los participantes la oportunidad de explorar, aprender y ser evaluados sobre un elemento clave de una competencia, una destreza, o un área de conocimiento en un periodo de tiempo que puede ir desde un mínimo de 1 hora hasta un máximo de 20 horas de esfuerzo estimado de dedicación al NOOC. En NOOC INTEF apostamos por un esfuerzo estimado de 3 horas.

El punto central del NOOC es Nano learning experience (nano experiencia de aprendizaje) o NLE; para que se considere como tal debe incluir contenido a aprender, actividades para  evidenciar lo aprendido, evaluación y acreditación (insignia digital). Se puede considerar un nano aprendizaje pues su duración es  menos de 20h.

Estos son ademas abiertos (open) y en línea (online), totalmente abiertos en cuanto a materiales así como completamente online ya que el aprendizaje se realiza de manera virtual.

Se ha de entender como un curso de formación  y por lo tanto incluye una fecha de inscripción, apertura y finalización.

Respecto a la creación de contenidos, se impartirán nano-cursos relativos a la visualización de los pensamientos e ideas y a los derechos de autor. Para el área de Seguridad se impartirá formación para protegerse de la Red y las posturas para la salud. Finalmente, en el área de Resolución de Problemas se enseñará a los docentes cómo resolverlos con creatividad y de qué formas actualizarse con la Red.

noquese

Fuentes:  Orientación Académica MOOC y ¿Qué es un NOOC?

 

Tipos de MOOC

Existen diversas formas de clasificar a los MOOC pero las más conocidas son dos: MOOC conectivistas (cMOOC) y los MOOC comerciales (xMOOC). Otra clasificación sería la siguiente: cursos orientados al mercado (market), cursos abiertos (open) y cursos conectivistas (dewey). Hoy en día son los  de tipo xMOOC u orientados al mercado (market) los que tienen mas popularidad.

Los cMOOC son los primeros MOOC que surgieron (“Introduction to Open Education”, “Connectivism and Connective Knowledge”). Estos MOOC ponen su énfasis en la creación de conocimiento por parte de los estudiantes, en la creatividad, la autonomía, y el aprendizaje social y colaborativo.

Sin embargo, los segundos en llegar, los xMOOC, son los cursos que se han hecho más populares, los que se ofrecen a través de plataformas comerciales o semicomerciales como Coursera, edX y Udacity. Estos MOOC ponen su énfasis en un aprendizaje tradicional centrado en la visualización de vídeos y la realización de pequeños ejercicios de tipo test.

Otra clasificación realizada por Lisa M.Lane organiza los cursos MOOC en tres grupos en función de tres elementos clave para su funcionamiento: la red que se crea (network-based), las tareas que se realizan (task-based) y el contenido que se transmite (content-based).

En esta clasificación, cada tipo de MOOC presenta estos tres elementos clave, pero en cada tipo predomina uno de ellos:

  • MOOCs basados en redes (Network based): los MOOC son fruto de la interacción entre sus participantes y el conocimiento se construye entre todos.
  • MOOCs basados en tareas (Task based): se basan en la adquisición de destrezas mediante la realización de diferentes tareas.
  • MOOCs basados en el contenido (Content based): lo principal es la adquisición de contenidos, pasando a un segundo plano las interacciones y relaciones entre los participantes.

 

MOOC
Network-based

MOOC
Task-based

MOOC
Content-based

Ventajas para el alumnado Las propias de la efectividad del aprendizaje entre iguales (en red) Cumplir itinerario = obtener título Contenidos libres
Ventajas para la institución académica Simplificación del diseño y generación de nuevos contenidos derivados del aprendizaje en red Las propias ventajas de cualquier enseñanza programada Comercialización  y estrategia de comunicación. Captación de alumnado de pago
Inconvenientes para el alumnado Desmotivación por la baja relación entre expectativas y los contenidos que se van construyendo en el proceso del curso Efecto en el aprendizaje real del alumno Dificultad para conseguir certificación o acreditación gratuita.
Inconvenientes para la institución académica Financiación del diseño y desarrollo de los cursos Financiación del diseño y desarrollo de los cursos Financiación del diseño y desarrollo de los cursos

Existen otras formas de organizarlos  e incluso recientemente han surgido variantes relacionadas que se alejan totalmente del modelo MOOC pero reconociendo su origen. Se trata de los denominados Small Private On-line Courses (SPOC) que, siguiendo algunos de los principios desarrollados por los MOOC, cubren la distancia entre éstos y la enseñanza en línea tradicional.

Los SPOC utilizan la misma infraestructura que los MOOC, aunque su alcance no es pretendidamente masivo y pueden incluir elementos cerrados en sus contenidos.

Además, recientemente han surgido otros términos, como MOOR (Massive Open Online Research) o DOCC (Distributed Open Collaborative Course).

Fuentes: Tres Tipos de MOOC y Tipología MOOC

MOOC vs Educación Tradicional.

ws_Working_1920x1200

Ventajas MOOC Ventajas educación tradicional
Ayuda compaginar estudios con trabajo Mayor contacto con el profesorado, y por tanto mayor calidad.
Ofrecen enseñanza a quienes viven lejos de centros educativos Educación no mecanizada al no ser digital
Mayor nivel de aprendizaje en aquellos alumnos tímidos o poco participativos Se considera la posibilidad de que la comprensión lectora gracias a textos escritos sea mayor a leer textos digitalizados
El conocimiento adquirido es mayor al de las clases tradicionales
Menores costes para la educación

En la tabla aportada, aquellas características subrayadas, equivalen a características desmentidas. 

La efectividad de ambos modelos es la misma, aunque con la posibilidad de considerar cierto el hecho de valorar la capacidad lectora.

Desde mi perspectiva, los MOOC son una forma evolutiva de impartir clases y extender el conocimiento. Los MOOC han proporcionado a los estudiantes aquellas características que se les privaba en una educación tradicional, características que se ofrecen desde un mundo digital que hoy en día está cambiando nuestra realidad.

Fuente: Mobile World Capital Barcelona

La experiencia “Uno a N”, por John McArthur.

John McArthur describe el gran potencial de los MOOC a la hora de interactuar de forma internacional gracias a “la experiencia Uno a N”, lo que equivale a un profesor en un salón parado frente a un número variable de estudiantes (N).

Desde las bases tradicionales se han argumentado que, cuanto más escaso sea el número de estudiantes en un aula, mayor es la interacción entre el profesor y el alumno, y por ende, más enriquecedora. También se debe contar con qué tipo de maestro des clases, pues no todos enseñan con los mismos métodos.

De esta forma, se entrevé un intercambio de juegos de roles en el sistema educativo. Se prefiere la cantidad ante la calidad. A raíz de esto, se realizan cuestiones que tratan de hacernos reflexionar; ¿cuáles son las consecuencias de un aprendizaje masivo? ¿Sólo una pequeña fracción de esa gente interactúa con el profesor? ¿Cómo sobreviven instituciones que no cuentan con un profesorado de calidad?

La preocupación común es que los cursos con un alto número de estudiantes se vuelvan demasiado mecanizados, sacrificando calidad por cantidad. Las conferencias de alta calidad pueden ayudar a los estudiantes en la primera instancia, pero si un millón de personas toman la misma clase, entonces una pequeña fracción llega a interactuar con el profesor. ¿Cuáles son las mayores consecuencias de aprendizaje social si un millón de estudiantes “van a la escuela” juntos a través del mismo número de pantallas de vídeo regadas por el mundo? ¿Y cómo pueden sobrevivir las instituciones que no tienen profesores estrellas?

Tales preocupaciones quedaron fuera cuando el autor, John McArthur, pudo organizar un salón de clase global en que la facultad y sus estudiantes se conectaban a un curso extendido por Asia, África, Europa y las Américas.

La teoría de “Uno a N” quedó descartada, pues el autor reconoció cinco productos o mecanismo de aprendizaje, de los cuales, las universidades deberían ponerse al corriente.

Dichos mecanismos son la motivación, la explicación, la tutoría, la interacción y el comentario.

Cabe destacar que los MOOC, proveedores de tales características no suponen el fin de las clases tradicionales. El problema está en éstas últimas, pues son las clases tradicionales las que deben amoldarse a una sociedad ya digitalizada y en plena 4ta Revolución Industrial.

Fuente: Cinco reglas clave para la educación en línea

Un negocio más.

Business_plans_strategy_resize

El impacto de los MOOC no es algo nuevo, de ahora. Los MOOC se han ido desarrollando en paralelo junto a Internet y lo que ocurre en éste, desde la aparición de la primera página web tradicional. No obstante, es cierto que hasta ahora, no se ha reconocido la importancia del papel que desempeñan los MOOC en nuestro día a día, en el que las universidades ya lo conciben como el futuro y apuestan por ello, participando en su creación.

El negocio generado por los MOOC no es algo fijo. Según cómo se estructure y qué necesidades abarca o no, producirá mayor o menor beneficio. Los MOOC piden una serie de habilidades determinadas que pueden ser registradas a tiempo real. Dichos MOOC, al ser especializados, requerirían un coste por parte de aquel que desee poner a prueba sus conocimientos.

En el caso contrario, están los MOOC cuyo aprendizaje es de carácter general, y por tanto, pueden ser gratuitos. Esto no quiere decir que, aunque existan MOOC gratuitos, los de pago no sean rentables. Su rentabilidad será dada según los requisitos que adopten para amoldarse a la era digital y su nueva economía.

Lo más interesante sobre el modelo de negocio de los MOOC es, precisamente, que no hay todavía un claro modelo de negocio perceptible de forma rotunda. Incluso la forma de rentabilizar los MOOC de instituciones como Harvard, MIT, Stanford, etc. (bien directamente o a través de entidades como Coursera, edX o NovoEd) tendrán poco que ver con el modelo de otras universidades repartidas por el resto del mundo. Sólo
Harvard y Yale tienen unos endowments de 50.000 millones de dólares, superando la suma del rescate bancario español.

El modelo de negocio de una plataforma como Coursera contrasta potenciales que hasta ahora no se habían tenido la oportunidad de plantear gracias a las posibilidades de la adaptación de la educación superior al marco de las nuevas tecnologías. Por ejemplo, los cursos y plataformas MOOC son capaces de registrar en tiempo real todo tipo de estadísticas referentes a las habilidades y conocimientos adquiridos por los alumnos durante los diferentes cursos, para monetizar sus capacidades vía la caza de talentos. Otra forma de plantear el modelo de negocio se ha basado en el modelo freemium, común en proyectos digitales, en los que el conocimiento general puede ser gratuito, mientras que determinadas especializaciones, o la gestión del diploma puede llevar un precio, o diferenciando las clases online (gratuitas) y las presenciales (de pago).

 

Fuente: Modelo de negocio de los MOOC

Los MOOC y las universidades.

En una sociedad, afectada por la crisis económica, nuevas oportunidades se abren gracias a los MOOC, los llamados Cursos Masivos Abiertos en Línea. Su objetivo consiste en ofrecer una educación continua, que más adelante, podrían suponer una transformación del mundo a gran escala en la economía digital.

En la actualidad, hay un claro desequilibrio entre el mercado laboral y el mundo educativo gracias al desempleo entre los más jóvenes y recién graduados. Debido a esto, se han ofrecido diversos conjuntos de especialidades, dadas a las nuevas tecnologías.

No obstante, parece haber un afán por mantener las bases tradicionales en las que se sustenta la educación, cuando supone una necedad en una sociedad que está experimentando la 4ta revolución industrial (Industria 4.0).

Viendo esta situación, la aparición de los MOOC es bien recibida, pues el sector tecnológico permanece en constante movimiento, llamando a nuevos jóvenes que no necesariamente han terminado los estudios universitarios.

caracteristicas mooc

Fuente: La crisis del modelo actual. Los MOOC y la búsqueda de un modelo de negocio.